Test Tramitación Procesal 2018 (OEP 2016)

Descargar Test Tramitación Procesal 

¿Quieres asegurarte tu plaza de funcionario?

Prueba nuestro Curso Intensivo de Test y Casos Prácticos con más de 1.400 preguntas y 32 casos prácticos.

Haz clic en el siguiente botón para más información:

Test Oposiciones Justicia

¿Cómo es el Tipo test de Tramitación Procesal?

El tipo test de Tramitación Procesal tiene las siguientes características: 

  • Teórico

  • Por escrito

  • Obligatorio

  • Eliminatorio.

¿Sobre qué temas se preguntan en el Tipo test de Tramitación Procesal?

El tipo test de Tramitación Procesal recae sobre los 31 temas enumerados en el BOE.

¿De cuántas preguntas consta el Tipo test de Tramitación Procesal?

El cuestionario propuesto por el Tribunal constará de:

  • 100 preguntas  

  • 4 preguntas de reserva (en caso de anulación se sustituirán por orden) .

¿Cuánto dura el Tipo test de Tramitación Procesal?

El ejercicio de será de 75 minutos.

¿Cómo se puntúa el Tipo test de Tramitación Procesal?

La calificación será de 0 a 100 puntos.

  • Las preguntas acertadas se valorarán con 1 punto;

  • Las preguntas no acertadas descontarán 0,25 puntos;

  • Las preguntas no contestadas no serán puntuadas.

La puntuación obtenida =número de respuestas acertadas, menos no acertadas

GRANDES CONSEJOS PARA REALIZAR LAS PRUEBAS TIPO TEST DE TRAMITACIÓN PROCESAL

  • Calcula el tiempo que tienes para contestar cada pregunta. Por ejemplo, si tu prueba consiste en 100 preguntas más 4 de reserva y tienes 75 minutos, tendrás algo más de 40 segundos para cada una. Haz esto ahora, antes de estudiar.

 

  • Comienza tu prueba con confianza y a un ritmo rápido. ¿Por qué? Esta estrategia hará que contestes muy rápidamente aquellas preguntas que te resulten fáciles y además te proporcionará confianza en tus respuestas. ¡Ojo! Esto no significa que contestes a lo loco, sino la idea es que contestes en un primer sondeo aquellas preguntas que te resulten fáciles. También evitará que te atasques con una sola pregunta, lo que disminuirá tu velocidad de respuesta. Así que siempre que puedas contestar con agilidad, aprovecha.

 

  • Descarta las preguntas incorrectas y márcalas. Ten en cuenta que de las 4 respuestas, 3 son incorrectas, y es más fácil demostrar que una respuesta es incorrecta a probar que todo lo que se dice en la respuesta correcta está bien.

 

  • No te precipites. Es importante mantener un equilibrio sano, y no por exceso de confianza y prisas caer las posibles trampas de las preguntas que se plantean. Queremos evitar las expresiones del tipo: “¡Qué fallo más tonto! “o “¿Cómo me he podido equivocar aquí, si yo esto me lo sabía?”. Es fundamental que mantengas la atención y por supuesto, que hayas comprendido  y razonado convenientemente el temario, para darle una solución con nuestro entendimiento del significado.

 

  • Marca las preguntas que ya has contestado. Usa un símbolo diferente para distinguir aquellas preguntas de las que estés totalmente seguro y no necesitas revisar de las que sí. Así podrás saltártelas en un posible repaso. Por ejemplo:

 

√ Preguntas de las que estamos seguros, no necesitamos repasar.

/ Preguntas que hemos contestado pero no estamos del todo seguros y nos   convendría repasar

  Deja en blanco aquellas preguntas que no hayas contestado.

 

 

  • Realiza una segunda ronda, en la que te irás deteniendo más en las respuestas. Por suerte, si en la primera ronda ya descartamos alguna de las respuestas que considerábamos incorrectas, ahora ya tendremos parte del trabajo hecho.

 

  • Fíjate bien en los detalles. Ten muy en cuenta que un examen tipo test requiere un estudio detallado de la materia. A diferencia de un examen de desarrollo, no hay que memorizar de arriba abajo, sino los datos puros. En el caso de un examen tipo test no hay temas más relevantes que otros, sino temas que sabemos mejor o peor. Repasa bien aquellos temas que te resultan más difíciles.

 

  • Lleva un reloj de pulsera en el examen. En cuanto te den la orden de comenzar, apúntate la hora a la que tendrás que entregar el examen y consulta cuando lo necesites la hora en tu reloj. Llevando el tuyo propio evitarás tener que estar dependiendo de si hay o no un reloj en la sala, o de si es visible desde tu sitio. Además, así no tienes que levantar la vista.

 

  • Acostúmbrate a cronometrarte con cierta asiduidad para entrenarte. No necesitas siempre contestar a todos los test como lo harías en el examen, porque es importante que dediques tiempo a la comprensión y aprendizaje, pero deberás de vez en cuando hacer “exámenes de prueba” para ponerte en situación, especialmente cuando hayas estudiado a fondo el temario y se acerquen las fechas de las pruebas.

 

  • Fundamental: No pienses que no puedes o que se te va de las manos, esto no nos ayuda. Afloja tu cuerpo, intenta relajarte y respirar profundamente. Es vital entrenar esto en casa, cuando practiques los test, para generar nuestra rutina sana de preparación.

 

  • Por último: ¡celébralo cuando acabes! Independientemente de cómo creas que te ha salido, tu trabajo duro merece una recompensa. Piensa en qué le dirías a tu mejor amigo en tu situación: “Bueno, ya está hecho, ahora sólo toca esperar” o “Tranquilo, sea lo que sea no te preocupes, ya se verá”.  ¿No es cierto? Ahora sólo toca ser tu mejor amigo y ponerlo en práctica.

Academia de Oposiciones de Justicia Online

  • w-facebook
  • Twitter Clean
  • Google+ Clean
  • White LinkedIn Icon
  • YouTube - White Circle
Ministerio de Justicia Gobierno de España